Artículos para el blog

‘Carta al padre’ de AMOR HERNÁNDEZ

"A la sombra". Amor Hernández, 2014

“A la sombra”. Amor Hernández, 2014

“No es necesario que alces la voz y que hagas como que no me vieras.

Ya no es necesario que arrastres los pies y mires para otro lado

No todo es tan fácil como me cuentas

Se enredó el destino, quizás sea demasiado tarde para nosotros”

Amor  Hernández. 2014

 

Ausencia de padre, carne de secta

La ausencia de padre en mi caso se materializó en un exceso de mi. En una niña “yopuedosola”, “yolohagotodo”, “nonecesitonada”. Una niña en búsqueda de la admiración para no sentir el dolor que me producía no poder admirar. Para no sentir el dolor de crecer a solas sin referencias, sin una mano a la que acogerse, sin alguien con quien discutir.

Una niña que se manda a sí misma, que se vigila, que se controla para no caerse. Que se martiriza con peligros absurdos como el que va a explotar una bomba si enciendo la luz. Me hice feliz, me hice a mí misma.

Mi padre se buscaba en mis ojos. Yo no podía buscarme en los suyos. Él tampoco tuvo padre.

No he sabido hasta hace poco lo que he echado de menos las discusiones en la mesa, discutir de política o de aritmética, los límites para transgredirlos, no solo alguien en quien apoyarme sino alguien con quien discutir porque le sé más fuerte que yo. Una necesidad profunda de que “alguienmepongaenmisitio”.

Crecí en un ambiente de Tú o Yo. No de nosotros. Un exceso de dictadura por un lado (lascosassehacencomoyodigoypunto) y un exceso de ausencia en el otro. Y así me hice a mí misma. O las cosas son como yo digo o no me valen. Eso me deja absurdamente sola, en un lugar de superioridad que me aleja, me distancia. La única forma de descansar es buscar un Tú para ser a su imagen y semejanza.

Así me sentí durante un tiempo, carne de secta. Me trago lo que me dice una autoridad y lo llevo a cabo sin pensar, es por hambre de amor que nunca llega. Porque al final el que yo buscaba era el de mi padre.

El único camino ha sido enfrentar la ausencia de padre y cuestionar al dictador que llevo dentro. Mirar el agujero que dejó y sentir y descubrir mi necesidad no satisfecha, frustrada.

Eso me hizo bajar a los infiernos, a la oscuridad. ¿Quién soy yo en realidad? ¿Si miro a mi padre y veo el pobre niño padre que fue, puedo reconocer la pobre niña tonta que soy?

 

Necesidad de padre

¿Que es necesitar a un padre? Yo solucioné esta pregunta insensibilizándome y diciendo yononecesitonadadenadie. Los frutos de esta postura fueron la desconfianza, la falta de fe en la humanidad, la superioridad, la soledad, la dureza.

Yo no quiero esto para mi.

Me asomo al agujero, … y no veo nada.

Me meto en el agujero, resentimiento, resentimiento, orgullo, “quieroquelascosasseandeotraforma”. Detrás de esta frase está la necesidad. ¿Qué quiero?

A veces uno no sabe la sed que tiene hasta que no prueba el agua.

El encuentro con Claudio Naranjo como hombre materializó el contacto con mi necesidad. Hasta hace poco no le he podido reconocer humano. Ver su humanidad me devolvió la capacidad admirativa, me devolvió la esperanza.

Yo no quería un padre, yo quería un Dios. Alguien que me salvara de mis pecados, que se sacrificara por mí, que me hiciera el trabajo sucio. Yo no quería caminar por el desierto ni tocar con mi dolor. Yo quería tragarme una ley hecha por otro y cumplirla, y ser recompensada.

Y ahí me encuentro con hombres y mujeres que hacen su camino, que no me dicen cómo hacerlo sino que caminan y comparten lo vivido. Y me dicen: ¡vive!

¡Ay! Papá cuanto te he echado de menos.

 

El cielo protector

En las tradiciones chamánicas la tierra es la madre, y el padre es el cielo.

Yo no comprendía este significado hasta que contemplé la esfera de oxígeno que nos protege, a través de la que penetran los rayos del sol, y las nubes se extienden repartiendo agua.

Es el padre entonces el que nos da la vida, el que nos engendra, el que nos ilumina, el que nos da espacio para crecer, el que nos protege.

Si recupero también la sombra del padre, es el que nos manda las plagas, los tornados, las tormentas, las sequías, las hambrunas.

¿Y si lo llevo al hombre? El padre es el que nos engendra, el que se entrega a mi madre. ¿Y cuál es su función? ¿Qué necesito de él? Necesito su abrazo, su mirada, su palabra, su idea del mundo, su visión del mundo, sus ideales para seguirlos o para cuestionarlos, aceptar y honrar su elección.

Así que no me toca otra padre que honrar tu ausencia, tu elección de no hacerte cargo, honrarla y dejarla en ti y hacerme cargo de mí haciéndome padre de mi misma. Reconocer a otros que caminaron antes que yo, desarrollar mis dientes y masticar, digerir y desechar lo que no me haga bien, hacerme preguntas, escucharme, dudar, darme tiempo para crecer, tomarme de la mano y agradecer y respetar la Vida que me has dado.

 

Amor Hernández. Diciembre de 2014

Anuncios

9 pensamientos en “‘Carta al padre’ de AMOR HERNÁNDEZ

  1. Mucha coincidencia, otra vida, otro padre, pero siento este padre más mío que el mío propio. Me viene la añoranza de mi abuelo, el abuelo ausente, del que no sabemos nada en casa más que miraba al techo y de vez en cuando no estaba disponible para nadie ni para si mismo. Me viene la elección de mis parejas, la falta de afecto o la frialdad. Gracias Amor por tanto Amor

    Me gusta

  2. Amor gracias, por el coraje y la poesía de tu verdad honesta. Los que te conocemos sabemos del dolor que acompañó tu crecimiento y me alegro de que el camino que se abre ante tu testmonio tenga el corazón limpio y te deje en la libertad del campo a través.

    Me gusta

  3. Muchas gracias Amor por tu apertura y tu sabiduría, me pones en contacto con el amor a mi padre, con todo él, y eso es muuuucho. Mil gracias

    Me gusta

  4. Muchas gracias Amor, por esa manera limpia y directa de mostrarnos que la dificultad y el dolor, son maestros de vida y cómo a través de ellos nos hacemos humanamente mayores…que la grandeza de tu corazón, tu valentía y coraje sean un faro en las tempestades de nuestras vidas y la tuya propia… Gracias por compartir al desnudo😊

    Me gusta

  5. Gracias Amor por tanta honestidad y sencillez. Por tu amplio corazón y tu coraje, tu creciente fé en tí misma.

    Tu texto me da fuerza para seguir, y me veo reflejada en tu relato en más de lo que me gustaría, más de lo que ahora puedo digerir.

    Pero en mí, está la semilla de todo lo que dices. Debo darme tiempo y cultivar la paciencia, respetar lo que sé de mi misma, “que no lo puedo todo yo sola”, y seguir aprendiendo a amar todas las voces que me conforman.

    Gracias por tu sostén y tu luz en mi vida, en tiempos difíciles. Siempre te estaré agradecida, por haberme mostrado parte de mi camino. Un abrazo grande, grande. Hermosa.

    Me gusta

  6. Gracias Amor, por abrir mi caja de resonancia… eres un cielo, espero verte pronto y darte un enorme abrazo.
    Neus

    Me gusta

  7. Pingback: ‘Carta al padre’ de AMOR HERNÁNDEZ | Gestalt Calella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s