Artículos para el blog

‘Padre – Hijo. El anhelo de una relación hurtada’, de PACO PEÑARRUBIA

1.- EL MENTOR COMO PADRE SUSTITUTO

27115_Reunion_of_Odysseus_and_Telemachus_f

‘El encuentro de Odiseo y Telémaco’, de Henri-Lucien Doucet

Durante años he estado escribiendo para el Boletín de Ex-alumnos de la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt sobre la relación padre-hijo, en el sentido literal, es decir, de los dos varones que la forman y no tanto en sentido genérico y abstracto de la paternidad y la filiación.

Todo empezó tras la muerte de mi padre, como un intento de indagación más poética que psicológica, más abierta a preguntas de madurez que, por lo que llevo visto, suelen estar mejor expuestas y respondidas en la literaura que en la clínica. Traigo a este blog algunas reflexiones.

Sobre la relación con la madre se ha hablado mucho más. En realidad la psicoterapia parte de (y se centra en) este vínculo primario y fundamental porque ilumina la protohistoria de cada ser y define la biografía de todos nosotros. La relación con la madre existe, es “real” (incluso en nuestra cultura puede “sobrar” madre) pero no así la relación con el padre. Su figura suele ser un hueco, el perfil de un vacío donde anclar fantasmas e ilusiones.

Para crecer, cada varón se pelea con su madre interna, tantea y sufre la ambivalencia de tener que separarse de ella (para hacerse un hombre) y negar el dolor del niño que no quiere despedirse de ese calor. Para esta batalla necesita aliados pero ¿dónde encontrarlos? El padre suele ser el ausente, así que hay que inventarse modelos, más soñados que reales, buscar identidades orientadoras, espejos que salven de la angustia de averiguar qué es eso de ser hombre: ¿es un rol, una estrategia, una verdad o un fraude?

Recojo algunos comentarios de escritores e intelectuales españoles (1) opinando sobre el tema, desde la distancia hasta la confrontación:

-“Nuestro padre tenía una presencia un tanto simbólica (a la vez que una auténtica omnipresencia) pero estaba gran parte del día en el despacho trabajando, y por las noches tenía también su mundo, incluso espacialmente (sus habitaciones)… Era bastante cariñoso con sus hijas, pero nada efusivo con sus hijos” (Eugenio Trías).

-“Mi hermana y yo comentamos que no hemos tenido un padre, en todo caso un sargento, un representante del verdadero padre, que ha estado allí ejerciendo de capataz, pero no un padre, todo lo contrario, era un enemigo terrible… En las fiestas familiares, en casa de la abuela Azúa era una persona amena, divertida, fuera de casa cambiaba completamente… Nunca he odiado tanto a alguien” (Félix de Azúa).

-“Cuando era niño mi padre me daba la impresión de abulia, se pasaba horas sentado en su sillón; con mi madre salía poco, creo que no la hizo feliz. Era un hombre muy correcto, muy cordial, muy buena persona, como me lo ha corroborado mucha gente de manera espontánea tras su muerte” (Eduardo Mendoza).

-“Yo diría que era un cobarde, un personaje histriónico y salvaje, alguien incapaz de asumirse, un pobre diablo acomplejado ante lo que significa la relación hombre-mujer… Vivía en un universo imaginario, la afirmación de un narcisismo sin espejo alguno; él se consideraba un personaje importante y grande. Un paranóico. Por ejemplo: llegaba a casa, se cabreaba, la pagaba con cualquiera y decía: “Yo, que vengo preocupado de la oficina y en vez de…”, y no tenía oficina ni nada, venía de una taberna” (Víctor Gómez Pin).

-“Mis padres se llevaban veinte años. Cuando yo nací mi padre se acercaba a los cincuenta. Digo esto porque yo he visto siempre a mi padre muy mayor, es decir, no he visto al padre joven, competitivo con el hijo, sino que mi padre se aproximaba un poco al abuelo. Nos dedicaba bastante tiempo, estaba presente, pero como suelen estar los abuelos, con la bufanda, etc. Tampoco le gustaban nada las broncas ni las riñas, todo eso lo dejaba para mi madre” (Fernando Savater).

El vacío del padre tiende a rellenarse con otras figuras que suplan esa presencia. La psicología ha registrado el concepto de “Función Padre” precisamente para entender el proceso simbólico que los varones construímos dentro de nosotros para responder a esta orfandad emocional. Digamos que “adoptamos” figuras sustitutas del padre porque necesitamos resolver esta carencia, y ya que no existe la persona al menos queda la función. Cuál sea esta función, daría para un escrito más largo, pero, sobresimplificando, sería orientar hacia el mundo exterior, guiar el pasaje desde lo doméstico hacia lo social.

La figura del mentor o tutor cumple estos atributos. En una investigación de 1977, George Vaillant (2) descubrió que los hombres exitosos entrevistados (científicos, académicos, hombres de negocios, etc.) habían tenido mentores. En más del 95% citaban a los padres biológicos como ejemplos negativos o como personas que no ejercieron ninguna influencia. A la vez todos habían olvidado o negado los roles modelos o los ideales con que se identificaron en la adolescencia, reemplazándolos en su juventud por los mentores. Para estos hombres jóvenes el tutor se convirtió realmente en el mejor padre que anhelaban.

También entre los intelectuales españoles antes aludidos encontramos testimonios reveladores.

-“Yo he estado toda mi vida obsesionado con las imágenes simbólicas del padre. Desde los 16 años la figura de una persona mayor que me comprende y con la que hablo íntimamente, se convierte en algo de lo que no puedo prescindir, y he tenido la suerte de que ese papel lo ejercieran personas de valía extraordinaria, como Vicente Aleixandre, que fue mi segundo padre, la persona con la que completé una perfecta relación paterno-filial. Alguien cincuenta años mayor que yo que tenía mucha curiosidad por tí, que te comprendía. Yo le contaba absolutamente todo, sin ningún tipo de veladura. Era un consejero nato, como un padre espiritual… algo que luego he querido reproducir con Juan Benet y con algunos amigos de mi edad o mayores”. (Vicente Molina Foix).

-“Yo creo que hay unas funciones esenciales, elementales, arcaicas, verdaderamente trascendentes, en el sentido de inherentes a toda función humana, a toda sociedad, a todo registro propiamente humano, y entre ésas está la función del saber, la función de iniciar al conocimiento y de iniciar a la vida, es decir, la función del padre. Tengo una opinión muy noble de la función padre y no creo que nadie pueda realizarse en esta vida sin soñar al menos con que esa función tenga un sentido” (Víctor Gómez Pin).

El regusto lacaniano de las palabras de Gómez Pin completan la confesión de Molina Foix, que ilumina otro aspecto esencial del tema: el grado de intimidad. ¿Acaso alguna vez pudimos hablar confiada y transparentemente con nuestro padre? Algunos creen que es imposible y desde luego no deseable (por aquello de que un padre ni es ni debe ser un amigo). Tampoco es fácil la intimidad profunda con los iguales, primero porque las preguntas esenciales sobre qué cosa sea eso de ser hombre ni siquiera no las formulamos a nosotros mismos (o sólo en sordina, como un pensamiento sin definición, allá por el fondo) y menos a otros hombres igual de confundidos y con vergüenza a entrar en semejante nivel de desvelamiento. Paradójicamente es más fácil compartir, el duro aprendizaje de la sexualidad, donde al menos tenemos al instinto como aliado.

Se establecen así profundos silencios internos y ahí empieza esa sucesión de sobreentendidos con que cada cual condimenta su peculiar receta de ser hombre.

De la ausencia a la falta, y de ésta al anhelo. Es una auténtica tragedia griega. Pero anterior al Edipo de Sófocles, donde Freud se inspiró para construir el andamiaje de la neurosis occidental. Vayamos a Homero, a la épica antes que al drama, y entremos en ese sabio relato del héroe maduro, la Odisea, el viaje de Ulises de vuelta a casa.

Ulises dejó no sólo un reino, un país y una esposa al embarcarse en la guerra de Troya. Dejó también, como todo padre (como el arquetipo de padre, podríamos decir), un hijo que crecerá sin modelo. O más bien tironeando entre dos modelos contrapuestos: la vileza de los pretendientes o el heroísmo idealizado del padre. Los pretendientes son los jóvenes príncipes ambiciosos que desean ocupar el trono vacío previa boda con la esposa abandonada, la reina Penélope, casi una viuda si no fuera por su esperanza y/o lealtad al héroe ausente. Que es precisamente el legendario guerrero Ulises, desconocido en realidad pero mitificado por las noticias de sus hazañas y victorias, que exigirían a su vez un hijo a su altura. Cómo no compadecerse de la triste adolescencia de Telémaco, el hijo del desaparecido Ulises, sobreponiéndose a la orfandad interior con las expectativas del rol que le exigen una grandeza “genética” por ser –hijo-de.

Ambos modelos, tanto los zafios pretendientes como el admirado padre, son igual de nefastos por irreales y tendenciosos, porque no ayudan a “ser”, sino a “inventarse para sobrevivir”.

Transcribo el reencuentro, auténtica escena restitutiva, veinte años más tarde, entre el gran padre Ulises, ahora viejo y maltrecho, y el joven príncipe Telémaco, que tras tan larga ausencia casi no se reconocen:

Yo soy el padre que falto en tu niñez y por el cual sufriste el dolor de la falta, soportando los ultrajes de otros hombres”.

Antes las duda de Telémaco, Ulises insiste:

-“Entiendo tu asombro, pero no va a regresar ningún otro Ulises sino sólo yo, tal como me ves ahora, después de mucho sufrir y mucho ir errante”.

Después de hablar así, besó a su hijo y por sus mejillas derramó lágrimas que caían hasta el suelo… Telémaco se abrazó a su padre y gemía y vertía lágrimas. A ambos les inundó el llanto. Lloraban estrepitosamente, como las aves, águilas o buitres de torvas garras, a los que los campesinos les han arrebatado las crías antes de que pudieran usar sus alas… Y así sollozando podrían haber seguido hasta la puesta del sol… (3).

El hijo recupera un sentido de la masculinidad fuerte y confiable, por oposición a las imágenes degradantes de la masculinidad que representan los pretendientes. Porque, o bien se recupera la bondad y fuerza del propio padre, una vez superado el choque de la desidealización (el desconcierto de ver la vejez o la “caída” del padre) o bien se desplaza a un tutor que cumpla dicha función. Ambas situaciones suponen un paso importantísimo en la integración de sí, en la tarea interna de reconstruirse como hombre a través de esta relación padre-hijo, tan fundamental como desatendida.

Paco Peñarrubia

NOTAS

  1. Vaillant, G. : “Adaptation to life”. Little Brown. Boston. 1977. Citado por Osherson, Samuel, en “Al encuentro del padre”. Cuatro Vientos. Chile. 1993.
  2. Charles, María: “En el nombre del hijo”. Anagrama. Barcelona. 1990.
  3. Homero: “Odisea”. Canto XVI. Versión de Carlos García Gual . Alianza Edit. Madrid. 2005. Pags. 328-9.

Un pensamiento en “‘Padre – Hijo. El anhelo de una relación hurtada’, de PACO PEÑARRUBIA

  1. Pingback: Nace ‘el blog Padre’, hermano virtual de la RTG que verá la luz en 2016 | el blog Padre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s